Protos

La llegada a España de Richard Rogers para visitar las magníficas bodegas de Protos en Valladolid fue recibida de un modo inolvidablemente mágico. El genial arquitecto y los casi doscientos miembros del equipo diseñador de la T4 del aeropuerto de Madrid, conocieron propiedades inexplicables de la física, materiales inteligentes y formas casi mágicas de transportar la materia.

Esta entrada fue publicada en Trabajos Realizados. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario